Ofrece gratis lo que sabes para ganar lo que vales

libro

 

 

 

 

 

Millones de personas en el mundo estamos enamorados del Social Media y, dentro de ella, de su rama más popular: las redes sociales. No obstante, creo que se está dando excesiva importancia a cosas tecnológicas del Social Media y obviamos lo más importante de ellas: el contenido. Lo importante no son las redes sociales, sino los contenidos. Como dijo Risto Mejide en IRedes, nos preocupamos demasiado de las “cañerías” y poco “de lo que va dentro”, que es lo realmente importante. Las redes sociales son sólo herramientas, es decir, son un medio para alcanzar un fin, no un fin en si mismo. Además, con el tiempo, pueden acabar siendo sustituidas por otras (como ya ocurrió, por ejemplo, con MySpace).

El consumidor ya no es el de antes (sustentado, principalmente, por la aparición ZMOT) y, por tanto, las estrategias de seducción empresarial también han cambiado. El sector publicitario es un ejemplo de ello con el auge del Branded Content. Todo ocurre por el hecho de que el “Outbound” Marketing ya no es efectivo y ahora predomina el “Inbound Marketing”. Ahora tenemos que ser atractivos e interesantes para nuestro nicho de mercado y esto se consigue, en gran parte, con buenos contenidos. Recuerda que no te quieren por lo que tú haces, sino por lo que ellos obtienen. Por ello, hay que dejar de vender atributos o características y vender más beneficios o experiencias. A la gente no le gusta que le vendan, pero sí que les encanta comprar. ¿Verías la tele si sólo tuviera anuncios de publicidad? No. En las redes sociales ocurre lo mismo. Las empresas lanzan muchas promociones sin sentido y esto es contraproducente. Si se vende en las redes sociales, hay que hacerlo en su justa medida y si es de forma sutil mejor que mejor.

El éxito de los contenidos viene desde la Prehistoria. La información es poder. Desde la Prehistoria, la información de lo que ocurre en el entorno era vital para sobrevivir y también era importante para sentirse aceptado en una tribu o grupo. Del mismo modo, los Social Media han tenido éxito, porque cumplen requisitos humanos que vienen desde estos seres humanos prehistóricos: crear, colaborar y compartir. Además, como sugiere Kevin Drum, “Internet hace más inteligentes a los inteligentes y más tontos a los tontos” (por el uso y aprovechamiento que le sepan dar a la información existente). Pero, ojo, no funciona cualquier contenido. Aún así, siempre estará vigente el debate de calidad y cantidad. No obstante, hay contenidos de todo tipo: pésimos, mediocres, buenos, brillantes, etc, que hacen que, por su calidad, el lector los considere como interesantes o no. Coincido con Risto Mejide en el hecho de que crear contenidos de calidad y que funcionen es jodidísimo (tienes que leer mucho, reflexionar, saber lo que la gente le gustaría leer, etc) y, los que logran que funcionen, merecen todo mi respeto como es normal (y más cuando nos encontramos “infoxicados”).

Por tanto, el contenido es el rey. Ahí es donde está la clave. Muchos millones de personas usan los Social Media, pero hay pocos que generan contenidos y sólo una minoría consigue convertirse en “Influencers” o “Influyentes” de su sector (sean empresas o profesionales). En realidad, en el Social Media, las personas están haciendo lo mismo que Google, es decir, eligen y siguen a aquéllos que consideran que deben estar mejor posicionados por el valor que les aportan. No te quieren por lo que tú haces, sino por lo que ellos obtienen. Predomina “la meritocracia” y los lectores son la verdadera base del éxito de los Influyentes.

En definitiva, tal y como dice Alfonso Alcántara, “ofrece gratis lo que sabes para ganar lo que vales”. No te obsesiones tanto con las redes sociales y realiza Marketing de Contenidos con contenido original y de calidad. Cada vez será más importante y te hará más “atractivo” y beneficiará a tu SEO. De hecho, están surgiendo nuevas profesiones relacionadas con los contenidos, como, por ejemplo, el de “Curador de Contenidos” y “Big Data Analyst”. Pero antes define bien los objetivos, la estrategia a utilizar y haz seguimiento de los KPI. Evidentemente, esto supone un coste de tiempo y dinero, pero el ROI puede ser alto si te funciona. Si no te convence, te dejo con un bonito reportaje sobre los “Influencers” que te ayudará a reflexionar ;)

 

 

photo credit: Celeste via photopin cc

Share in top social networks!
Esta entrada fue publicada en Marketing y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Ofrece gratis lo que sabes para ganar lo que vales

  1. Marco dijo:

    Me ha gustado mucho tu post Manu!

    Tienes toda la razón, el contenido es el rey. Aunque he estado dándole vueltas a esta afirmación, y creo que tendríamos que empezar a matizarlo.

    Si estamos trabajando en estrategias de Content marketing, es porque el cliente así lo pide. El mercado ha pasado de exigir ventas, a exigir calidad. Por tanto, ¿no crees que nos estamos precipitando al afirmar que el contenido es el rey? Creo más bien que la frase correcta sería: “El cliente es el rey, y el contenido es la mejor ofrenda”.

    A nuestro rey le gusta el contenido, lo busca, y se deja seducir por las mejores opciones. Pero nada nos dice que siempre será así. Sin embargo, lo que si es seguro, es que seguirá siendo el rey.. un rey que no tiene pinta de marcharse :)

  2. Marae dijo:

    ¿Y que opinas del copy-writer en este caso? Estoy preparando un artículo sobre el tema y me gustaría conocer tu opinión. Gracias

  3. Marco dijo:

    Mira Manu! @Yoriento habla del mismo concepto en el Salón mi empresa:
    http://youtu.be/I4bUXntBGDw?t=42m5s

  4. Interesante post, Manuel. Efectivamente, el contenido manda; es lo que hará diferenciar tu actividad de la de otros muchos (millones) suministradores de información

  5. Manuel G. Silva dijo:

    ¡Gracias Marco!

    Muy buena reflexión y coincido totalmente con lo que dices. ;) Cuando decía que el contenido es el rey lo situaba en el ámbito del Social Media Marketing. Evidentemente, en un marco empresarial más amplio, el rey es el cliente. Siempre lo ha sido, pero ahora, gracias a Internet, el poder lo tiene el consumidor y no las empresas. Ahora tiene muchas más opciones que antes y busca, de alguna forma, minimizar riesgos en las elecciones que toma (sean de compras o no). Para ello, los buenos contenidos son una buena muestra de confianza.

    Gracias también por el vídeo. La expresión se la escuché a otras personas y no sabía que venía también acuñada por Alfonso Alcántara (que, además, es un referente y ahora lo incluyo en el artículo), pero estoy de acuerdo con lo que dice. Al fin y al cabo, ofreciendo gratis lo que sabes (creando contenidos, no trabajando) estás demostrando lo que podrías aportar a alguien y el valor que tienes en el mercado (seas empresa o profesional) y devuelves a la sociedad una pequeña parte de lo que has aprendido de los contenidos de otros previamente. Compartiendo estás contribuyendo a crear un mejor ecosistema empresarial y humano. ;)

    ¡Un abrazo!

  6. Manuel G. Silva dijo:

    ¡Hola Marae!

    Siempre y cuando el discurso sea honesto y no se moleste mucho a los consumidores de forma intrusiva, no veo mal la figura del “copywriter”. Aqui tienes más información: http://www.ciudadano2cero.com/copywriting-introduccion/

    ¡Saludos!

  7. Manuel G. Silva dijo:

    ¡Gracias José Luis!

    Evidentemente, vivimos en un mundo en el que cada vez hay más información disponible y, por tanto, hay sobrecarga informativa o infoxicación. Crear buenos contenidos es clave, pero “el continente” también lo es (además de otras habilidades y herramientas necesarias). Aqui tienes más información: http://calvoconbarba.com/2012/11/07/el-contenido-es-clave-el-continente-tambien/

    ¡Un abrazo!

  8. Manuel G. Silva dijo:
  9. Pingback: La abundancia de información da lugar a la pobreza de atención | Socialetic

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>