La abundancia de información da lugar a la pobreza de atención

manhattan

 

 

 

 

Estamos “infoxicados”. Estamos saturados. Estamos sometidos a interrupciones continuas. Nos sentimos bombardeados constantemente de información. Sea con las redes sociales, el WhatsApp, la prensa, la TV, el crecimiento de sitios webs y de contenido, los anuncios de la calle, etc. Esto ocurre por el hecho de que, además del Talentismo, estamos viviendo en la “Era de la Información” que da lugar a la “Economía de la Atención” (que representa un cambio de paradigma en la forma de entender la comunicación humana) y, por tanto, la gran cantidad de información existente provoca que la atención sea percibida como el recurso más escaso en el mundo empresarial (ya, incluso, por encima del talento o de la tecnología).

Gracias a las nuevas tecnologías, cada vez consumimos más información. Queremos consumir la máxima información posible, ya que nos permite “controlar” lo que ocurre en nuestro entorno y ver posibles oportunidades y amenazas. La información es poder y, por tanto, el conocimiento es dinero. Esto nos hace ser más rápidos en la toma de decisiones y competitivos, pero, por otro lado, también dificulta la toma de decisiones reflexivas. Un estudio de la IORG decía que, en Internet, cada trabajador norteamericano tiene durante su jornada laboral una media de 8 ventanas abiertas y no pasaba más de 20 segundos en cada una de ellas.

Como dijo Herbert Alexander Simon, “la abundancia de información da lugar a la pobreza de atención”. Cada vez aprendemos a sortear mejor esas interrupciones (muchas de ellas intrusivas) y nos volvemos más intolerantes. Es normal. El tiempo es nuestro bien más preciado, ya que, cada segundo que pasa, acaba formando parte de nuestro pasado, no lo podemos recuperar y, por tanto, no lo queremos desaprovechar.

Toda empresa maneja grandes cantidades de información entre los empleados, clientes y accionistas. La cantidad y calidad de atención que se le presta a la información puede hacer que su negocio triunfe o falle. En un sólo segundo de atención o de desatención puede pasar algún dato o información relevante para el futuro de su negocio.

Ante esta situación, ¿qué deberían hacer las empresas? Tienen que aprender a “curar contenidos”, es decir, aprender a buscar y discriminar la información, a seleccionar aquellos usuarios que les pueden aportar información de valor, a detectar fuentes fiables, etc. Así pierden menos tiempo analizando el ciberespacio. A partir de ahí, deben estudiar lo que sus potenciales clientes quieren y la mejor forma de comunicárselo. La mejor forma es fragmentar o segmentar cada vez más sus mensajes de comunicación y publicitarios, hacerlos más entretenidos y, sobre todo, que muestren los valores de la compañía y aporten valor. La clave para diferenciarse está en el “por qué” de lo que se hace y no en el “qué”. Por eso, el Branded Content está en auge. Como dijo Dave Winer, “la publicidad estará cada vez más fragmentada hasta su desaparición, porque la publicidad perfectamente segmentada es información”. Los medios tradicionales de alcance masivo son importantes, pero cada vez pierden más efectividad. Por eso, surgen también nuevas profesiones relacionadas como, por ejemplo, el Big Data Analyst, el Curador de Contenidos, el Copywriter, etc.

 

Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube

 

photo credit: Werner Kunz via photopin cc

Share in top social networks!
Esta entrada fue publicada en Marketing y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a La abundancia de información da lugar a la pobreza de atención

  1. Jorge de la Garza dijo:

    FABULOSO TU DISCURSO, EN LAS LEYES DE LA COMUNICACIÓN EXISTE UNA TEORÍA QUE RIGE ASÍ. A MAYOR INFORMACIÓN, MENOR RECEPCIÓN, AMPLIAMENTE CORROBORADA POR Mc LUHAN…. Lo comparto..

  2. Muy buen trabajo y completamente cierto.
    Un saludo.

  3. Mario Evaristo Carriegos dijo:

    Manuel Guillermo:
    Muy bueno tu articulo,cuesta que los interesados en el uso del Marketing o ( Publicidad), aprendan a escuchar y razonar al respecto y me refiero al tema ya que lo mio es Marketing Político, lamentablemente cuando empiezan a sentir el gusto del reconocimiento es donde el publicista empieza a lidiar con el cliente, confunden continuidad con saturacion, es lo que lleva a que campañas bien diagramadas en mitad de la misma auguren un fracaso estrepitoso por el exceso y abuso de la información pasando del plano de atención al de la indiferencia.-Repito es muy buen tema para mayor análisis.-

  4. Emmanuel Foret dijo:

    Très bien!
    Bien diagnosticado! Es la differencia entre dato, información y conocimiento.
    Emmanuel

  5. Sonia Díez dijo:

    Gracias por la mención a mi post. El tuyo ha sido estupendo ;)

  6. Manuel G. Silva dijo:

    ¡Gracias por vuestros comentarios!

    Me alegro de que os haya gustado el artículo ;)

    ¡Saludos!

  7. Excelente artículo Manuel, uno de los mejores que leído últimamente. ¡Felicidades!!! – Lo público en mi selección de artículos curados de mi blog, si no tienes inconveniente.

  8. Manuel G. Silva dijo:

    ¡Gracias Jordi!

    Puedes publicarlo también en tu blog, pero con una referencia a mi sitio web.

    ¡Un saludo!

  9. Manuel lo prometido es deuda te adjunto el enlace: http://bit.ly/1bSGjhH

  10. Un artículo muy interesante. Me gusta el concepto “infoxicados” refleja muy bien la idea que trasmite el contenido del artículo.

  11. Manuel G. Silva dijo:

    ¡Gracias Silvia!

    ¡Un saludo!

  12. Paloma Bautista dijo:

    ¡¡¡Felicidades Manuel!!!, como siempre tus artículos son brillantes y de gran ayuda. Un tema muy interesante. ¡Un saludo!

  13. Manuel Guillermo Silva Ramón dijo:

    Jaja ¡Muchas gracias Paloma!

    Me alegro de que te gusten. ;)

    ¡Un beso!

  14. Pingback: Una pequeña dosis de Marca Personal…y algo más. | El publicista desencantado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>