Sólo tendrás 7 segundos para poder gustarme

modelo

 

 

 

 

 

Saber venderse o saber vender algo es igual o más importante que las capacidades reales. Según un estudio elaborado por Neurocientíficos de la Universidad de Nueva York (NYU) y la Universidad de Harvard y dirigido por Michael Solomon, se afirma que, en los primeros 7 segundos de conocer una persona, se genera 1 primera impresión y 11 juicios de valor (relativos al nivel económico, de educación, atractivo social, sexual y profesional, religión, etc).

Lo que hoy quería comentar es lo poco que en ocasiones cuidamos los detalles y esto es un error. La imagen es el primer filtro. La imagen siempre va por delante. Si ésta falla, es muy difícil seguir despertando el interés en los demás. Los pequeños detalles son los que marcan la diferencia entre seguir escuchándote o leerte o verte y no hacerlo. Nuestro comportamiento y comunicación también son relevantes, pero si fallamos en nuestra apariencia, nos será más difícil que nos valoren por nuestra actitud y capacidad de comunicar. Susan Boyle fue un claro ejemplo de ello en su momento.

Por ello, cuida la apariencia de tu tienda, la vestimenta de tus empleados, el packaging de tus productos, la apariencia visual y la usabilidad de tu sitio web, la importancia de los colores en el Marketing, el Storytelling que utilizas, etc.

Sólo tienes 7 segundos para poder gustarme. Puede ser injusto o no, pero ten claro de que a todos nos juzgarán por nuestra “belleza exterior” antes de valorar nuestra “belleza interior”. Antes de que digamos nada o presentemos algo, ya estamos diciendo mucho. El entorno nos crea expectativas y nos puede seducir en pocos segundos. El tiempo justo para que la experiencia de alguien pueda ser satisfactoria y quiera conocerte o volver a visitarte.

 

Imagen de previsualización de YouTube

photo credit: zaqi via photopin cc

Share in top social networks!
Publicado en Marketing | Etiquetado , , , , , | 11 comentarios

Hacer publicidad es el coste de no tener una marca memorable

publicidad

 

 

 

 

La Publicidad puede ser un canal muy potente de la variable marketiniana de “Promoción” para ayudarte a ser más conocidos, reforzar el posicionamiento, ser recordados, ayudar a las ventas, etc, pero se suele realizar mucho a través de anuncios porque no se tiene una marca memorable. Pocas empresas tienen una marca recordada y amada.

Esto ocurre básicamente porque nos centramos demasiado en el Marketing y reflexionamos poco sobre el Branding. Sin embargo, ambas partes son muy importantes. Como dice Andy Stalman, “el Branding sin Marketing no tiene voz y el Marketing sin Branding no tiene alma”. La mayoría de los empresarios creen que fallan en el Plan de Medios, en las Ventas o en el Marketing cuando en realidad fallan en los cimientos del Branding con su desarrollo y posicionamiento de marca y la falta de un mensaje coherente. Ahí es la base donde ocurren los problemas de conversión. El Branding es lo que eres y el Marketing lo que transmites. Si no transmites algo auténtico, diferente y coherente, entonces no vas a impactar mucho. Esto se ve, por ejemplo, muchas veces cuando nos llegan anuncios que nos llaman la atención en la forma, pero luego se nos olvida lo que anuncian en el fondo y la marca que lo representan.

Cualquier marca puede ser memorable. Desde una multinacional hasta una PYME. Hay empresas como, por ejemplo, Apple, Zara, Starbucks, etc que no necesitan hacer muchos anuncios de publicidad, porque en su momento se centraron más en otras variables (y lo siguen haciendo) y así consiguen más ventas. Asimismo, hay PYMES que a mí me tienen fidelizado por otros motivos. Todas ellas tienen en común en que se centran en la esencia de su negocio y no tanto en la publicidad exterior. En el Branding es donde radica el éxito.

A veces, olvidamos que la mejor publicidad es la que hacen los clientes satisfechos y la forma más efectiva de hacer publicidad consiste precisamente en pensar en otras vías mucho más efectivas: un producto o servicio adaptado a las necesidades de los clientes, experiencias positivas, una buena atención al cliente, campañas de fidelización, empleados motivados, una fuerza de ventas bien incentivada, etc.

En definitiva, si lo que queremos es aportar valor y ser recordados, la mejor manera de conseguirlo es tratar de ser memorables cada día en todos los ámbitos del negocio. Los negocios se están humanizando y hay que seducir día tras día. Sólo así el tiempo te pondrá en el lugar y posicionamiento que mereces.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

photo credit: felipe_gabaldon via photopin cc

Share in top social networks!
Publicado en Marketing | Etiquetado , , , , , | 4 comentarios

No vendes porque no sabes contar historias

soñar

 

 

 

 

 

Al margen de otras variables importantes, no saber contar historias es el principal error para vender. El Storytelling es la principal vía para generar emociones positivas y, por tanto, más probabilidades de venta, ya que los seres humanos somos personas emocionales con capacidad para razonar y no al revés. Tomamos decisiones emocionalmente y luego las justificamos con razones.

Historias para crear tu marca, historias para comunicarte interpersonalmente, historias de venta para los potenciales clientes sobre lo que podrían experimentar, historias para mantenerse juntos en el tiempo, etc. El mundo se mueve por historias. Nos permiten recordar, emocionar, motivar, soñar, etc. Muchos negocios o profesionales con potencial sólo necesitan hacer pequeños ajustes que marcan la diferencia para lograr lo que quieren. La diferencia está en los pequeños detalles. El Branding es lo que eres y el Marketing lo que transmites. Y eso hay que cuidarlo al máximo.

A las personas no les interesan los productos o servicios, sino las experiencias o beneficios que obtienen tras ellos. No te quieren por lo que tú haces, sino por lo que ellos obtienen. Los productos o servicios son sólo puentes entre lo que les falta y lo que quieren experimentar. Por ejemplo, Disney no vende películas de cine, sino sueños infantiles. O Apple no vende tecnología, sino que vende el desafío constante al “status quo”. Por tanto, identifica tu cliente ideal, céntrate en el “por qué” debería comprarte a ti y no a otros y véndeles lo que podrían llegar a obtener contigo siguiendo la estrategia de comunicación del “Círculo de Oro” de Simon Sinek. Inspirarás mucho más, generarás un posicionamiento y el recuerdo será muy positivo y no se enfriará con el paso del tiempo. Con el paso del tiempo, solemos olvidar lo que nos dicen, pero no cómo nos han hecho sentir.

Por ejemplo, ¿nunca te has preguntado porque muchas parejas de películas de cine acaban finalmente enamorándose en la vida real? ¿O porqué actores que ya eran conocidos se vuelven muy queridos por las fans después de un éxito en taquilla? Las personas son las mismas, pero los ha envuelto una poderosa historia que generará un bonito recuerdo para siempre y los hacen mucho más atractivos. Al fin y al cabo, el Marketing no es una batalla de productos y sí de percepciones.

Incluso, para fidelizar a los clientes hay que alimentar el hecho de querer seguir viviendo una historia sin fin. Para ello, hay que tratar de ser coherentes y esforzarse por seducirlos día tras día. Una marca sin emoción no tiene conversión. Una marca se sustenta en su promesa de valor. Provoca que tus clientes quieran seguir a tu lado siempre y que puedan contar siempre una bonita historia de la relación con tu marca. Recuerda que no hay mejor publicidad que la que hacen los clientes satisfechos. No infravalores tu marca (sea empresarial o personal). A veces, nos centramos mucho en lo negativo y no vemos lo positivo. Seguro que eres más valioso de lo que piensas y aún no te has dado cuenta. No es fácil salir de la zona de confort y reflexionar la mejor manera de comunicar tu historia, pero todo es posible. Seguro que tienes una gran historia que empezar a contar. ;)

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

photo credit: Leanne Surfleet via photopin cc

Share in top social networks!
Publicado en Marketing | Etiquetado , , , , | 8 comentarios

Las Ventas no siempre reflejan lo que los clientes quieren

cliente

 

 

 

 

 

Las Ventas son un buen indicador del rendimiento de tu empresa, pero no siempre reflejan lo que los clientes quieren. Un análisis de deseabilidad de productos o servicios basado sólo en las estadísticas de Ventas puede ser “una interpretación fría” y hay que situarlas en un contexto que va más allá de los números.

Puede pasar que vendas más que otros por la cercanía de tu ubicación respecto del cliente, por tus bajos precios, porque otro competidor con mejores soluciones acaba de empezar y aún no es tan conocido, etc. Sin generar un gran vínculo emocional, vendes porque eres una buena opción, pero no la ideal. Estarás en una buena posición, pero, en cualquier momento, puedes caer. El Marketing no es una batalla de productos y sí de percepciones. Si otro competidor empieza a generar una mejor atención al cliente que tú en todos los ámbitos, al consumidor no le importará desplazarse un poco más lejos a buscar el mismo producto o simplemente irse a la competencia. Un ejemplo muy claro es Ryanair. Hasta hace unos meses, generaba muchas ventas por su bajo coste, pero empezó a perder clientes por sus abusivas cláusulas. Otro caso podría ser que si otro competidor vende más barato que tú, al consumidor no le importará irse a la competencia. Hay muchos casos y eso que no estoy mencionando, por ejemplo, los riesgos de las innovaciones disruptivas.

A veces sólo interpretamos los números de manera fría y los marketeros necesitamos darnos ese tiempo de observar al cliente y hablar con él. Aunque parece algo no muy relevante, considero que es de suma importancia prestar atención a este pequeño gran detalle. Por cuestiones de tiempo, las empresas no le dedican e invierten en analizar a su consumidor para poder satisfacerlo como se merece.

Por tanto, después de escuchar a los clientes, trata de adaptar tu propuesta de valor a lo que demandan y, sobre todo, trata de darles un valor añadido superior al que esperan y generar experiencias positivas que refuercen el valor de tu marca. Por ejemplo, la marca de mayonesas Hellmann`s lo hizo muy bien incluyendo recetas en sus tickets de compra. Al fin y al cabo, no te quieren por lo que haces, sino por lo que ellos obtienen. Hoy en día, creo que lo que más sorprende a un cliente no es sólo un buen producto o servicio, sino que lo que hoy más sorprende es un interés genuino en resolver su necesidad, una sonrisa sincera y una palabra amable, el hecho de escuchar sus problemas, etc. ¿Por qué esto normalmente no suele ocurrir? Porque depende de ese toque humano. Unos lo tienen innato y otros no. Unos trabajan para mejorarlo y otros no.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

photo credit: Jean-Pierre ARIBAU via photopin cc

Share in top social networks!
Publicado en Marketing | Etiquetado , , , , , | 4 comentarios

Tus empleados son más importantes que los clientes

zappos

 

 

 

 

Pensarás que me he vuelto loco, pero es la realidad. Son la base de cualquier negocio. Sin una buena relación personal y profesional con los empleados, no conseguirás clientes y mucho menos mantenerlos. No puedes tratar bien a los clientes y no valorar a los empleados. Es incongruente y al final todo se nota. Eso sin olvidar que, siguiendo la línea del Endomarketing, los empleados son clientes internos muy importantes como los clientes externos.

Conviene recordar que el mejor activo de las empresas son las personas. Los emprendedores no crean negocios, sino que crean estructuras formadas por personas afines a unos valores y misión que luego éstos junto con el emprendedor dan forma a la empresa y su cultura y gestión. En función de su talento y grado de compromiso, los resultados empresariales serán más factibles o no de alcanzar.

¿Cómo sacarles el máximo aprovechamiento? En mi opinión, dándoles cierta libertad. Sí, sé que puede sonar descabellado, pero creo que es mucho mejor. Exígeles resultados, pero sé un poco flexible con las formas. Un cierto desorden en las oficinas, despachos pintados con ciertos colores, el hecho de tener cierta libertad horaria, etc estimulan la creatividad y la productividad de los empleados. Y esto es muy importante, ya que este siglo vendrá marcado por la utilidad de las ideas ante un entorno altamente disruptivo y no tanto por el tiempo invertido o el producto generado.

Incluso, la remuneración económica dejará de ser suficiente, ya que, atendiendo a la Pirámide de Maslow, el empleado podría buscarse otras empresas que le permitan realizarse con nuevos retos. Por ejemplo, en la Era Industrial ocurría y los empleados no solían durar más de 2 años en sus puestos de trabajo en la fábrica por sus rutinarias labores.

Tampoco olvides que los mercados se están polarizando y dentro de poco viviremos en las empresas una “guerra por el talento”. No hay mejor forma de retener a tus empleados que cautivándolos. Algunas empresas como, por ejemplo, Amazon o Zappos han tomado nota de ello e, incluso, pagan a los empleados que quieran marcharse para así quedarse con los más comprometidos.

Al fin y al cabo, todo esto es como una especie de “karma”. Dales motivos para querer seguir en tu empresa y ellos te lo devolverán con una productividad, compromiso, prescripción, difusión, etc mayores de lo habitual. Son uno de tus grandes embajadores de la marca. No les des motivos y tendrás más probabilidades de que esto se vuelva en tu contra de alguna forma. Esto es lo que diferencia a los líderes de los jefes.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

photo credit: nan palmero via photopin cc

Share in top social networks!
Publicado en Marketing | Etiquetado , , , , | 2 comentarios